Furmintfurmint

Pocas variedades en el mundo llevan tan alto  a un vino, el Tokaj. Es el vino producido en la región húngara, indiscutiblemente mítico, “vinum regum, rex vinorum” (vino de reyes y rey de vinos).

Furmint, cuyo nombre proviene de la antigua forma francesa (porque su color amarillo recuerda al del trigo). Es una de las variedades de uva más grandes que ha dado la tierra. Su origen es de Hungría o Burgenland en Austria, donde se le llama zapfner y mosler en Estiria. Su establecimiento cubre Europa central y más precisamente la cuenca de los Cárpatos. Toma el nombre de Šipon (Eslovenia y el norte de Croacia), Posip o Moslavac (Croacia).

Los análisis de ADN aseguran que es uno de los muchos descendientes de los gouais blancos (gwäss en Suiza o heunisch en Austria), padre de al menos 80 variedades europeas.

Todo en Hungría parece combinarse para magnificar la furmint cuya capacidad de botritización, así como la de mantener ácidos, es notable.

Le gusta este suelo volcánico compuesto de minerales muy variados (andesita de la era del Mioceno, dacita y césped de riolita ricos en oligoelementos) y cubierto con una capa de loess que el viento ha estado depositando durante milenios.

Aprecia el clima marcado por la escasez de precipitaciones, veranos calurosos y secos, inviernos fríos y, sobre todo, largos otoños sin lluvia, lo que es ideal para una uva de maduración tardía.

La proximidad de los dos ríos provoca la formación de nieblas matutinas seguidas de fases de calor y viento, condiciones esenciales para la aparición de podredumbre noble (Botrytis cinerea) que permite que los granos se concentren en azúcares.

Título

Ir a Arriba