Borgoña borgoña-vino 

Hablar de Borgoña es seguramente, hablar de vino. Un sistema de denominaciones que ha nacido de la paciencia y la observación de las personas, refleja la naturaleza del suelo, la disposición de tal trama en el paisaje, la historia … Un rompecabezas de 670 AOC que van desde una denominación regional hasta los Grand crus (las mejores parcelas).

El patrimonio cultural de Borgoña, data del siglo II aunque no fue hasta la implantación del cristianismo que la extensión del viñedo se multiplica gracias a la abadías. Es en este periodo cuando nacen los famosos Clos; Clos de Bêze se fundó en 640 d.C. por ejemplo.

Se distinguen 5 grandes regiones vinícolas en la Borgoña que van desde Auxerre hasta Macon, o hasta Lyon si queremos que la región del Beaujolais se incluya como parte de la Borgoña. Así pues las 5 zonas serán Yonne (Chablisien y Grand Auxerrois), Côte d’Or (Côte Nuits y Côtes Beaune), Côte Chalonnaise, Mâconnais y Beaujolais.

Dentro de estas grandes distinciones, siempre veremos que hay sorpresas. Pensar que de punta a punta la Borgoña son solamente 150 kilómetros. El origen y la composición de los suelos son muy diversos, varían de una región a otra, pero también dentro del mismo pueblo o hasta de la misma parcela. Hace 250 millones de años, una laguna cubría el viñedo actual de Borgoña. Desde este momento, el suelo ha conservado margas y calizas (Comblanchien) de origen marino. Este “terroir”, uno de los de mayor densidad, está expuesto principalmente en la Côte de Nuits.

En teoría, a la Pinot Noir le gustan los suelos con margas (tiernos y finamente porosos), más bien calcáreos y bien drenados. De acuerdo con la proporción de piedra caliza, la densidad de las piedras y la riqueza en arcilla de la parcela donde se encuentra, dará un vino tinto ligero y elegante, o un vino potente y con cuerpo. La Chardonnay en cambio tiene preferencia por los suelos de piedra caliza marmórea. La proporción de arcilla en el suelo determina en particular la extensión en la boca de los grandes vinos blancos secos de Borgoña.

La climatología del viñedo de Borgoña es única. La encrucijada de las influencias continentales, mediterráneas y oceánicas, le da a sus vinos una identidad inimitable. Sus ligeras variaciones regionales juegan un papel clave en la diversidad y sutileza aromática de sus denominaciones.

Borgoña mapa

Título

Ir a Arriba