Descripción

Pack Blancos de Sed

Pack Blancos de Sed es una selección de vinos inmediatos y placenteros desde el momento de la apertura. Vinos mágicos en su estilo y que dignifican el trabajo del viticultor.

Blanc de Sumoll 2019 – Partida Creus

Blanc de Sumoll 2019 procede de la viña que enamoró a estos dos italianos. Una viña muy vieja de sumoll coplantada entre sumoll de grano menudo y sumoll de grano alargado. Cuando encontraron esta viña le preguntaron al payés por la variedad y descubrieron que era una variedad con mucha importancia en el pasado pero fuera de la DO desde hacía 15 años.

Massimo Marchiori y Antonella Geroz, ambos arquitectos en el Piamonte, se mudan a Barcelona en el 2000 invitados por un trabajo. Cansados del bullicio de la ciudad, buscan un sitio limpio, tranquilo y con la necesidad de producir su propio alimento. Finalmente en 2001 encuentran en Bonastre su paraíso.

¡Una auténtica bomba de relojería!

Destellos 2021 – Raúl Moreno

Raúl injertó cuando llegó a Jerez, Arinto y Baga (castas portuguesas de gran acidez) a viejas viñas de palomino de Sanlúcar, con la intención de equilibrar con buenas acideces en algunos futuros vinos, siempre en pequeñas proporciones. El futuro ya está aquí. El ADN de Destellos 2021 sería “terruño-mineralidad”, con la “sapidez-salinidad” del marco, y la “mineralidad” que le aporta el bajo PH donde claramente ayuda la variedad Arinto.

Raúl Moreno, sevillano de nacimiento se encuentra por primera vez con el vino en Londres a los 18 años. El propósito del mismo fue aprender inglés y formarse. Trabajó como ayudante de sommelier para un grupo de restaurante bastante conocido y empezó a formarse a través del WSET.

Excelente equilibrio entre fruta, acidez, salinidad (Sanlúcar) y complejidad.

Grui 2021 – Kollektiv Peternell

Grüner Veltliner de Kamptal y Goldmuskateller, un pequeño moscatel dorado proporciona el toque floral. Grui 2020 es una entrada al mundo de este colectivo.

Paul Schuster, cocinero autodidacta de Hainburg, quiso saber más sobre el vino y se fue de viaje. Después de una vendimia en Matassa, pasó por Cataluña hasta llegar a Partida Creus. Eso fue en 2018.  Allí, el legendario propietario, Massimo, hizo la pregunta más importante en un viaje a Valencia: “¿Por qué no haces vino? Tenemos todo lo que necesitas. ¡¡Uvas, tanques, una bodega !! ”

Todo el racimo deja macerar durante dos días. La frescura se encuentra con la potencia gracias al tanino ligero.

La Cabane de Jeanne 2020 – Domaine Bories Jeffries

La Cabane de Jeanne 2020, hecha de marsanne, terret, garnacha blanca y gris, es una maravilla! Uno de los grandes blancos de Languedoc.

Joe es un enólogo autodidacta y cultiva 4.5 hectáreas de viñas en suelos de basalto volcánico alrededor de Caux. Está trabajando con variedades mediterráneas como cariñena, garnacha, cinsault, garnacha blanca, marsanne y una rara uva llamada terret. Todo se cultiva orgánicamente.

Fino, elegante, fresco y equilibrado, es un vino que evolucionará magníficamente incluso siendo ya delicioso.

Mouton Blanc de Noir 2021 – Mas Lasta

Mouton Blanc de Noir 2021 es el blanco de Anne-Laure, pero no es un blanco cualquiera. Ella separó una pequeña parcela de Garnacha tinta situada en Carlan que trabajó desde la poda como si fuera un blanco.

Anne-Laure Sicard es una viticultora trotamundos, ha vinificado en casi todos los países productores de vino y no solamente esto. Ha trabajado la viña y se ha enamorado en cada uno de ellos. Su amor por el vino nace de muy pequeña ya que su abuelo tenía una pequeña finca en Vosne-Romané. Aunque todavía no entendía la grandeza y la rareza de esas viejas botellas, y a le despertó un interés que le acompaña hasta nuestros días.

Limpio y refrescante pero complejo y el resultado de muchas fuerzas en juego, al igual que el aire en lo alto de las montañas salvajes de Languedoc, donde se origina este vino raro y excepcional.

Lucky 2020 – Gregory Guillaume

Garnacha blanca de una parcela remota de cincuenta años en las colinas de Villeneuve-de-Berg. A este se le dio una prensa directa, antes de pasar casi un año en barrica vieja. Un vino pequeño y vivaz que realmente salta de la copa, parece bailar en el paladar, con sabores refrescantes de cítricos verdes en primer plano.

Grégory Guillaume comenzó a hacer vino en 2011, originalmente se mudó a Ardèche para explorar cuevas. Descubrió los placeres del vino artesanal gracias a un amigo, con quien trabajó antes de emprender por su cuenta. Ahora cultiva unas tres hectáreas de viñedos en los pintorescos pueblos de Villeneuve-de-Berg y Alba-la-Romaine.

Greg es un tipo tranquilo que hace vino natural simplemente porque es lo que le gusta beber. Esta forma de agricultura y, de hecho, de vida encaja en una filosofía más amplia de respeto por la naturaleza y su capacidad para prosperar encontrando su propio equilibrio.

Pack Blancos de Sed