Jean-Yves Péron

Nacido y criado en la Saboya, Jean-Yves Péron estudió enología y bioquímica en Burdeos a finales de los 90. Después de la universidad, pasó un tiempo trabajando para Thierry Allemand en Cornas y más tarde con Bruno Schueller en Alsacia, a quienes considera sus mentores. Tener a estos dos monstruos como mentores dio forma a Jean-Yves y se refleja en su pasión por la vinificación natural.

Jean-Yves Péron

Talentoso e intrépido, hoy hace vino en Chevaline, al inicio del valle de la Tarentaise, cerca del Lac d’Annecy. La influencia del mismo y sus viñedos inclinados cubiertos de esquisto que se extienden entre 350 y 550 metros dan un carácter único a sus vinos. Se requiere mucho ingenio y habilidades de montañismo para cultivar estas parcelas, incluso usa herramientas que él mismo improvisa, pero el terruño y las viñas antiguas lo valen. Muchas de las uvas que cultiva han sido parte del esfuerzo de replantar variedades de uva blancas locales, frecuentemente olvidadas. Las vides cohabitan con una abundante y rica vegetación local, lo que le da mucha fuerza, vigor y carácter del entorno.

Péron Vinya

Si bien Jean-Yves trabaja de forma orgánica y biodinámica, no ve la necesidad de ninguna certificación y prefiere dejar que el vino hable por sí mismo. La finca se divide en varias microparcelas que contienen Mondeuse, Jacquere, Altesse y Roussanne.

Jean-Yves Péron – Bodega

En la bodega, termina su obra de la manera menos intervencionista posible. Sus tintos tienden a ser de maceración carbónica y sus blancos son característicos de maceraciones largas, influenciado por su amor a los vinos naranjas y las tradiciones del norte de Italia.

Hace un par de años comienza la aventura de trabajar en “negoce”, en colaboración con colegas vecinos que cultivan orgánico: Raphaël Marin y Adrien Dacquin. En 2017 renueva su bodega y lanza así una nueva colaboración del otro lado de los alpes, con dos nuevos viticultores orgánicos: Paolo Angelino en Casale Monferrato y Giorgio Barbero en Asti, Italia.

A Jean-Yves le gusta el efecto del oxígeno en sus vinos. La naturaleza redonda y ligeramente oxidativa de los blancos hace un interesante contrapunto a su alta acidez. Jean-Yves generalmente embotella sin azufre y se sabe que embotella los blancos antes de que todos los depósitos se hayan asentado en el fondo del barril. Esto puede sonar como una receta para un vino natural impuro, pero Jean-Yves es increíblemente meticuloso y concienzudo en la bodega, limpia sus barricas con vapor y se deshace de cualquiera que parezca producir aromas o sabores desagradables.

Jean-Yves es uno de los vignerons más amables y generosos que hemos conocido.

Ubicación: Francia, Savoie, Alta Saboya, Chevaline

Jean-Yves Péron Mapa

Título

Ir a Arriba