Eduardo Torres AcostaEduardo Torres Acosta

Eduardo primero aprendió a hacer vino de su padre en su Tenerife natal en las Islas Canarias de España. En 2012 se mudó a Sicilia para realizar un stage con Arianna Occhipinti en Vittoria. Desde allí se dirigió hacia el monte Etna, donde pasó varios años trabajando en Passopisciaro, uno de los pioneros de la viticultura moderna en Etna.

Eduardo Torres Acosta-viña

El Etna es una zona distintiva e históricamente insular, basada en un volcán aún activo, escasamente poblado y cultivado por individuos independientes y de mentalidad tradicional.

Poco a poco, Eduardo Torres Acosta logró obtener algunas pequeñas parcelas para alquilar y cultivar y pudo embotellar comercialmente por primera vez en la cosecha de 2014. Durante los primeros años estuvo vinificando y envejeciendo sus vinos en Occhipinti; a partir de la cosecha 2018, empieza a vivificar en su propia bodega.

Desde el primer día, Eduardo ha estado totalmente comprometido con el trabajo puramente natural y manual en el viñedo. Su enfoque es el terroir del lado norte del Etna, reflejado no solo en el nombre de sus dos vinos emblemáticos, el “Versante Nord” Rosso y Bianco, sino también en las variedades locales solamente. Nerello Mascalese, con su habitual compañero de viñedo Nerello Cappuccio, así como otras uvas negras, estrellas en sus tintos, y Minella, una variedad nativa menos conocida, en la pequeña producción de blanco.

Eduardo Torres Acosta favorece los sitios de gran altitud, que lucen los suelos volcánicos clásicos esperados e incluso temperaturas más frías y rendimientos más bajos.

En la bodega, Eduardo es meticuloso y no intervencionista en su enfoque. La fruta cosechada a mano se fermenta espontáneamente con levaduras autóctonas, con muy poco o nada de azufre y sin control de temperatura. El envejecimiento tiene lugar en una variedad de recipientes, desde depósitos de cemento hasta varios bottie incluso barrique sin que ninguno sea nuevo; el trasiego es mínimo para preservar el CO2 natural en los vinos y así minimizar la necesidad de azufre.

Los vinos de Acosta son representaciones puras del carácter especial del norte del Etna, concentrados y estructurados, pero de tonos altos y finos.

Título

Ir a Arriba