Descripción

Pirrera 2019 – Eduardo Torres Acosta

Pirrera 2019 es un sitio único con una altitud de 850 metros en el lado norte del monte Etna. El nombre Pirrera tiene su origen en la naturaleza particularmente rocosa del viñedo, derivada de las piedras volcánicas extraídas de un flujo de lava de 1614. Había sido abandonado hace mucho tiempo, antes de que Eduardo asumiera su rehabilitación. Las viñas promedian unos 50 años y se cosechan al menos una semana más tarde que la fruta de Versante Nord, debido a la maduración más lenta en esta elevación. Los suelos arenosos son ricos en cenizas volcánicas y piedras. En un verdadero estilo tradicional, el viñedo es una plantación mixta de varios blancos y rojos locales. 

Eduardo Torres primero aprendió a hacer vino de su padre en su Tenerife natal en las Islas Canarias de España. En 2012 se mudó a Sicilia para realizar un stage con Arianna Occhipinti en Vittoria. Desde allí se dirigió hacia el monte Etna, donde pasó varios años trabajando en Passopisciaro, uno de los pioneros de la viticultura moderna en Etna. 

Poco a poco, Eduardo logró obtener algunas pequeñas parcelas para alquilar y cultivar y pudo embotellar comercialmente por primera vez en la cosecha de 2014. Durante los primeros años estuvo vinificando y envejeciendo sus vinos en Occhipinti; a partir de la cosecha 2018, empieza a vivificar en su propia bodega.

Desde el primer día, Eduardo ha estado totalmente comprometido con el trabajo puramente natural y manual en el viñedo. Su enfoque es el terroir del lado norte del Etna, reflejado no solo en el nombre de sus dos vinos emblemáticos, el «Versante Nord» Rosso y Bianco, sino también en las variedades locales solamente. Nerello Mascalese, con su habitual compañero de viñedo Nerello Cappuccio, así como otras uvas negras, estrellas en sus tintos, y Minella, una variedad nativa menos conocida, en la pequeña producción de blanco. 

Pirrera 2019 – Eduardo Torres Acosta

En la bodega, Eduardo es meticuloso y no intervencionista en su enfoque. La fruta cosechada a mano se fermenta espontáneamente con levaduras autóctonas, con muy poco o nada de azufre y sin control de temperatura. El envejecimiento tiene lugar en una variedad de recipientes, desde depósitos de cemento hasta varios bottie incluso barrique sin que ninguno sea nuevo; el trasiego es mínimo para preservar el CO2 natural en los vinos y así minimizar la necesidad de azufre. 

¡¡Un auténtico trueno!!

VARIEDADES
Nerello Mascalese (90%) y otras variedades autóctonas

ORIGEN
Italia, Sicilia, Catania, Randazzo

SUELO
piedras volcánicas sacadas de una cantera por un río de lava en el 1614, a 850 m de altitud

VINIFICACIÓN
maceración pelicular de 15 días, fermentación alcohólica con levaduras autóctonas en depósitos de hormigón sin control de temperatura

CRIANZA
16 meses en fudres de roble esloveno de 7,5 hl

PROPIEDADES
Alcohol: 13,5 %, Azúcar residual: <2 g/l